Octavio Almonte (Toro Isleño)

El otrora boxeador Octavio Almonte nació el 11 de enero de 1908, en Santo Domingo, República Dominicana.

Para el boxeo criollo constituyó un símbolo de bravura, al tiempo de ser ejemplo en el viejo e histórico sector de San Carlos. Hizo vida deportiva en el peso welter de su época.

Tenía un cuerpo de puro músculo, para su era, de impresionante estampa de gladiador, que cultivó la armonía de sus músculos con la agilidad, bajo el cuidado de su entrenador, el profesor de Educación Física, puertorriqueño Pedro Carlos Fábregas.

Irrumpió en el cuadrilátero a finales de la década del ’20, cuando en el viejo teatro Independencia se impuso sobre Juan Puello (Domador de Fieras), hasta los días postreros de su esplendorosa carrera.

Toro Isleño fue el primer gran pugilista criollo que arrastró multitudes a los estadios de boxeo debido a su valor, agresividad, habilidades, honradez profesional y, sobre todo, su modestia y caballerosidad, tanto en el ring como en las calles, situaciones que le sumaban a raudales admiración y simpatía.

En sus inicios, Almonte derrotó al luego pelotero inmortal Rafael Amable -Sonlley- Alvarado; una reñida decisión favorable sobre el estadounidense Nick Rappolly, en el antiguo teatro Colón.

Además, victorias sobre el haitiano Carolus Bernardin, el cubano Felipe -Viruta- Curunau, el boricua Luis Ángel Torres y un empate con el estadounidense Fran O’Brien.

Toro Isleño también sumó triunfos sobre el español Manuel Bass. También sucumbieron ante el criollo el nativo de Islas Vírgenes Británicas, Battlin Siki, Bobby Stanford y Baby Smiles; los criollos Rubén Brooks, Félix González, Marcos Corporán, Efraín Monje y otros.

Muchas de estas peleas fueron celebradas en Colombia, país que adoptó como residencia en sus mejores años de vida.

Exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano durante la entronización de su primer ceremonial, en 1967.

 

Ver todos exaltados del año